martes, 7 de marzo de 2017

Una duda temeraria


En la evidencia vive la verdad, desde la temeridad se expresan las opiniones más arriesgadas y en la razón sobrevuela el arma de doble filo que depende, como siempre, del resultado. Durante años hemos sido testigos de una de las exhibiciones goleadoras más impresionantes del último medio siglo. Cristiano, cual martillo pilón sin compasión ni medida, ha ido machacando, a base de goles, a todos y cada uno de los rivales a los que se iba enfrentando el Real Madrid. Visto el rendimiento y la contundencia, parecía sencillo adivinar que cualquier alineación blanca empezaría con Cristiano y diez más.

Le suele ocurrir al tiempo una premisa, casi aterradora, que acompaña a la letanía del esfuerzo. Es aplastador y, al mismo tiempo, irremediable el terminar sabiendo que el paso de los años derivará en un menor rendimiento y en un mayor pesaje físico. Cristiano, por su parte, ha puesto todo de su parte para mantenerse fiel consigo mismo y seguir siendo el tipo más voraz del planeta pero, por una conjunción temporal, de aquí a una parte se le nota menos explosivo y menos propenso a la definición. Aún con todo, sigue siendo un tipo decisivo porque la pasión por el gol no la ha perdido por más que los años le hayan ido alejando del espacio y le hayan terminado situando en el centro del área.

Mientras el propio Cristiano intentaba resolver su propia disyuntiva, su equipo ha ido encadenando una serie de partidos casi memorables coincidiendo con sus ausencias. Está claro que el portugués cada vez participa menos del juego y cada vez se aleja más del inicio de la jugada. Para un equipo concebido para jugar a la contra, como es el Madrid con él, Cristiano se convierte en una bendición porque sabe correr al espacio como un gamo en estado salvaje. Pero cuando el Madrid necesita mandar y proponer, su presencia alimenta una carencia porque cada vez se diluye más y se pone más en duda su jerarquía. Es por ello que, teniendo en cuenta la gran temeridad que rezuma la pregunta, mucha gente se está empezando a preguntar si realmente el Real Madrid juega mejor con Cristiano que sin él.